Mar. May 17th, 2022

Por qué son importantes los bancos de semillas

Un banco de semillas (también bancos de semillas o banco de semillas) almacena semillas para preservar la diversidad genética; por lo tanto, es un tipo de banco de genes. Hay muchas razones para almacenar semillas. Una de ellas es preservar los genes que los fitomejoradores necesitan para aumentar el rendimiento, la resistencia a las enfermedades, la tolerancia a la sequía, la calidad nutricional, el sabor, etc. de los cultivos. Otra es prevenir la pérdida de diversidad genética en especies vegetales raras o en peligro de extinción, en un esfuerzo por conservar la biodiversidad ex situ. Muchas plantas que fueron utilizadas hace siglos por el ser humano se utilizan ahora con menos frecuencia; los bancos de semillas ofrecen una forma de preservar ese valor histórico y cultural. Las colecciones de semillas almacenadas a baja temperatura y humedad constantes evitan la pérdida de recursos genéticos que, de otro modo, se mantienen in situ o en colecciones de campo. Estas colecciones alternativas «vivas» pueden resultar dañadas por catástrofes naturales, brotes de enfermedades o guerras. Los bancos de semillas se consideran bibliotecas de semillas, que contienen información valiosa sobre las estrategias evolucionadas para combatir el estrés de las plantas, y pueden utilizarse para crear versiones genéticamente modificadas de las semillas existentes. El trabajo de los bancos de semillas abarca décadas e incluso siglos. La mayoría de los bancos de semillas se financian con fondos públicos y las semillas suelen estar disponibles para investigaciones que benefician al público.

Diferencia entre banco de semillas y banco de genes

Un banco de semillas (también bancos de semillas o banco de semillas) almacena semillas para preservar la diversidad genética; por lo tanto, es un tipo de banco de genes. Hay muchas razones para almacenar semillas. Una de ellas es preservar los genes que los fitomejoradores necesitan para aumentar el rendimiento, la resistencia a las enfermedades, la tolerancia a la sequía, la calidad nutricional, el sabor, etc. de los cultivos. Otra es prevenir la pérdida de diversidad genética en especies vegetales raras o en peligro de extinción, en un esfuerzo por conservar la biodiversidad ex situ. Muchas plantas que fueron utilizadas hace siglos por el ser humano se utilizan ahora con menos frecuencia; los bancos de semillas ofrecen una forma de preservar ese valor histórico y cultural. Las colecciones de semillas almacenadas a baja temperatura y humedad constantes evitan la pérdida de recursos genéticos que, de otro modo, se mantienen in situ o en colecciones de campo. Estas colecciones alternativas «vivas» pueden resultar dañadas por catástrofes naturales, brotes de enfermedades o guerras. Los bancos de semillas se consideran bibliotecas de semillas, que contienen información valiosa sobre las estrategias evolucionadas para combatir el estrés de las plantas, y pueden utilizarse para crear versiones genéticamente modificadas de las semillas existentes. El trabajo de los bancos de semillas abarca décadas e incluso siglos. La mayoría de los bancos de semillas se financian con fondos públicos y las semillas suelen estar disponibles para investigaciones que benefician al público.

Qué es un banco de semillas

Cuando la mayoría de la gente piensa en bancos y en ahorrar para el futuro, piensa en las finanzas.  Pero para garantizar que nuestro futuro sea tan rico desde el punto de vista ecológico como el actual, tenemos que ampliar nuestros horizontes y considerar el ahorro desde una perspectiva diferente. Los bancos de semillas hacen precisamente eso. He aquí una guía rápida de lo que hacen estos importantes lugares y por qué.

Un banco de semillas es un lugar donde se almacenan las semillas para preservar la diversidad genética para el futuro. Suelen ser bóvedas a prueba de inundaciones, bombas y radiaciones en las que se guardan frascos de semillas de diferentes especies vegetales.

Existen más de 1.000 bancos de semillas en todo el mundo, que varían en tipo, tamaño y enfoque. El mayor del mundo es el Banco de Semillas del Milenio de Sussex, gestionado y coordinado por el Real Jardín Botánico de Kew. Se inauguró en el año 2000 y contiene semillas de casi 40.000 especies de todo el mundo, incluidas casi todas las plantas y árboles autóctonos del Reino Unido.

Expertos y voluntarios de todo el mundo recogen cuidadosamente las semillas para los bancos. Unos criterios rigurosos garantizan que se recojan y almacenen las mejores semillas. Además de Kew, muchos otros jardines botánicos también tienen bancos de semillas. Es habitual que cada banco envíe una parte de sus semillas valiosas a otro banco como seguro adicional.

Tipos de bancos de semillas

Un banco de semillas (también bancos de semillas o banco de semillas) almacena semillas para preservar la diversidad genética; por lo tanto, es un tipo de banco de genes. Hay muchas razones para almacenar semillas. Una de ellas es preservar los genes que los fitomejoradores necesitan para aumentar el rendimiento, la resistencia a las enfermedades, la tolerancia a la sequía, la calidad nutricional, el sabor, etc. de los cultivos. Otra es prevenir la pérdida de diversidad genética en especies vegetales raras o en peligro de extinción, en un esfuerzo por conservar la biodiversidad ex situ. Muchas plantas que fueron utilizadas hace siglos por el ser humano se utilizan ahora con menos frecuencia; los bancos de semillas ofrecen una forma de preservar ese valor histórico y cultural. Las colecciones de semillas almacenadas a baja temperatura y humedad constantes evitan la pérdida de recursos genéticos que, de otro modo, se mantienen in situ o en colecciones de campo. Estas colecciones alternativas «vivas» pueden resultar dañadas por catástrofes naturales, brotes de enfermedades o guerras. Los bancos de semillas se consideran bibliotecas de semillas, que contienen información valiosa sobre las estrategias evolucionadas para combatir el estrés de las plantas, y pueden utilizarse para crear versiones genéticamente modificadas de las semillas existentes. El trabajo de los bancos de semillas abarca décadas e incluso siglos. La mayoría de los bancos de semillas se financian con fondos públicos y las semillas suelen estar disponibles para investigaciones que benefician al público.

Por admin

Mi nombre es Esteban García, tengo 26 años y vivo en Murcia. Soy fundador y principal redactor de esta web de noticias y curiosidades Resincocp.com. Además de escribir me apasiona el futbol y los mojitos de coco.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad