Jue. May 19th, 2022
¿qué se necesita para la habitabilidad?

Qué condiciones deben existir para que la vida sobreviva

La habitabilidad planetaria es la medida del potencial de un planeta o de un satélite natural para desarrollar y mantener entornos hospitalarios para la vida[1] La vida puede generarse directamente en un planeta o satélite de forma endógena o ser transferida a él desde otro cuerpo, a través de un proceso hipotético conocido como panspermia[2] Los entornos no necesitan contener vida para ser considerados habitables ni las zonas habitables aceptadas son las únicas áreas en las que podría surgir la vida[3].

Dado que se desconoce la existencia de vida más allá de la Tierra, la habitabilidad planetaria es, en gran medida, una extrapolación de las condiciones de la Tierra y de las características del Sol y del Sistema Solar que parecen ser favorables para el florecimiento de la vida[4] Son especialmente interesantes los factores que han sustentado a los organismos multicelulares complejos en la Tierra y no sólo a las criaturas unicelulares más simples. La investigación y la teoría a este respecto es un componente de varias ciencias naturales, como la astronomía, la ciencia planetaria y la disciplina emergente de la astrobiología.

Un requisito absoluto para la vida es una fuente de energía, y la noción de habitabilidad planetaria implica que deben cumplirse muchos otros criterios geofísicos, geoquímicos y astrofísicos antes de que un cuerpo astronómico pueda albergar vida. En su hoja de ruta de astrobiología, la NASA ha definido los principales criterios de habitabilidad como «regiones extendidas de agua líquida,[1] condiciones favorables para el ensamblaje de moléculas orgánicas complejas y fuentes de energía para sostener el metabolismo»[5] En agosto de 2018, los investigadores informaron de que los mundos acuáticos podrían albergar vida[6][7].

Requisitos de los planetas para que exista vida en el agua

Presente la idea de que en la Tierra hay una gran variedad de seres vivos que viven en una gran variedad de entornos, desde organismos que viven en aguas termales hasta organismos que viven en el hielo de la Antártida. Pregunte:

Presente a los alumnos el concepto de incertidumbre en el proceso científico. Explique que la ciencia es un proceso de aprendizaje del funcionamiento del mundo y que los científicos no conocen las respuestas «correctas» cuando empiezan a investigar una cuestión. Diga a los alumnos que pueden ver ejemplos de la incertidumbre de los científicos a la hora de determinar si los datos recogidos por los telescopios muestran o no la presencia de planetas.

Muestre el gráfico Kepler Planet Candidates del Archivo de Exoplanetas de la NASA. Diga a los alumnos que los puntos rojos indican planetas potenciales que el telescopio Kepler ha detectado y los puntos azules indican los planetas que el telescopio Kepler detectó y que han sido confirmados por otros medios. Pregunte:

Indique a los alumnos que se les harán preguntas sobre la certeza de sus predicciones y que deben pensar en qué datos científicos y basados en modelos están disponibles mientras evalúan su certeza con sus respuestas. Anime a los alumnos a discutir las pruebas científicas entre ellos para evaluar mejor su nivel de certeza con sus predicciones.

¿cuáles son los cuatro factores que hacen que un planeta sea habitable?

La disponibilidad de agua líquida es el factor más importante que hace que un planeta sea habitable, porque el agua es una molécula polar muy eficaz y, por tanto, un excelente disolvente y facilitador de la compleja química de la vida. Su presencia presupone un planeta con una masa importante que garantice la presencia de una atmósfera sustancial, y una velocidad de giro razonable para evitar el sobrecalentamiento. También implica que el planeta se encuentre a distancias moderadas de su estrella central, un rango que se denomina Ecosfera o Zona Habitable. Dado que la evolución de la vida hacia una inteligencia elevada parece requerir miles de millones de años, se requiere también que la estrella central no sea ni demasiado masiva, que producirá mucha radiación UV letal y tendrá una vida demasiado corta para permitir la evolución de la vida, ni de masa muy pequeña que producirá una radiación demasiado débil para sostener la vida. La detección de oxígeno libre en la atmósfera de un planeta es una evidencia muy fuerte de la presencia de vida, porque el oxígeno es altamente reactivo y desaparecería rápidamente al combinarse con otros elementos, a menos que sea continuamente repuesto por la vida como el subproducto del proceso de fotosíntesis que construye el alimento para la vida (azúcares) a partir de CO2 y H2O.

Mega-tierra

La habitabilidad de un planeta, o su capacidad para albergar vida, es el resultado de una compleja red de interacciones entre el propio planeta, el sistema del que forma parte y la estrella que orbita. La definición estándar de un planeta habitable es aquella que puede albergar vida durante un periodo de tiempo significativo. Hasta donde saben los investigadores, esto requiere que el planeta tenga agua líquida. Para detectar esta agua desde el espacio, debe estar en la superficie del planeta. La región alrededor de una estrella en la que puede existir agua líquida en la superficie de un planeta se denomina «zona habitable». Sin embargo, esta definición se limita a nuestra comprensión de la vida actual y pasada en la Tierra y a los entornos presentes en otros planetas. A medida que los investigadores aprenden más y descubren nuevos entornos en los que la vida puede mantenerse, los requisitos para la vida en otros planetas pueden redefinirse.

Los diferentes tipos de planetas pueden impulsar procesos que ayuden o dificulten la habitabilidad de diferentes maneras. Por ejemplo, los planetas que orbitan alrededor de estrellas de baja masa en la zona habitable pueden estar bloqueados por las mareas, con un solo hemisferio orientado hacia la estrella en todo momento. Algunos planetas pueden estar limitados a regiones habitables periódicas o locales en la superficie si, por ejemplo, experimentan glaciaciones globales periódicas o están mayormente desecados. Para comprender toda la gama de entornos planetarios que podrían albergar vida y generar biosignaturas detectables, necesitamos modelos más detallados y completos de diversas condiciones planetarias. En particular, la comprensión de los procesos que pueden mantener o llevar a la pérdida de habitabilidad en un planeta requiere el uso de múltiples modelos acoplados que puedan examinar estos procesos en detalle, especialmente en los límites donde estos procesos se cruzan entre sí.

Por admin

Mi nombre es Esteban García, tengo 26 años y vivo en Murcia. Soy fundador y principal redactor de esta web de noticias y curiosidades Resincocp.com. Además de escribir me apasiona el futbol y los mojitos de coco.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad